PROYECTO DE INTERVENCIÓN PÚBLICA EN EL PASEO DE ROMAYLA

http://gcci.co.uk/epilepsy

Real Academia de Bellas Artes de Granada

resource Proyecto de intervención pública en el Paseo de Romayla

site de rencontre tasse de thé  

take a look at the site here En noviembre de 2019, el Ayuntamiento de Granada y el Patronato de la Alhambra y Generalife suscribieron un convenio de colaboración para llevar a cabo una intervención en el denominado Paseo de Romayla. Su objeto es la construcción de un paseo peatonal a lo largo del tramo que discurre desde la conocida como Acequia de Romayla o Santa Ana hasta los puentes del Rey Chico y de las Chirimías. A la vista de los documentos oficiales publicados hasta el momento [1], la Comisión de Monumentos de la Real Academia de Bellas Artes de Granada tiene el deber de manifestar su profunda preocupación por el método y el alcance de unas intervenciones que afectarán, de ejecutarse, a un espacio especialmente sensible en el entorno más emblemático del Conjunto Monumental de la Alhambra. El examen de los documentos señalados nos hace temer que nos encontremos ante unas actuaciones improvisadas y carentes de una mínima coordinación y de un debate público y científico que parece en este caso imprescindible. Recordemos que resulta francamente difícil encontrar un espacio de tanta significación histórica como el afectado y que, lamentablemente, no es la primera vez que la intervención descuidada de las autoridades competentes, conduce a desafortunadas situaciones que solo de forma muy limitada y costosa han podido corregirse con el paso del tiempo.

En primer lugar, resulta llamativa la ausencia de un proyecto que incluya la totalidad de la zona de intervención que fije unos criterios de actuación uniformes. Hasta el momento, lo que se pretende es la construcción de un paseo peatonal que incluye un puente de acceso sobre el Barranco del Rey Chico, la adecuación para estancia y paseo de algunas de las paratas existentes en la parcela del Carmen del Granadillo, con la instalación de su correspondiente mobiliario urbano, la reconstrucción de la denominada Cordelería y de los accesos correspondientes en la zona del Puente de las Chirimías, ascensor incluido. Por su parte, la licitación del Patronato de la Alhambra se centra en exclusiva en la rehabilitación del edificio denominado hotel Reuma, que se encuentra en el centro de la zona de actuación que corresponde al Ayuntamiento. ¿Qué sentido puede tener esta duplicidad de proyectos?

Es evidente, en segundo lugar, que la zona donde se debiera actuar mediante un proyecto integral y relacionado con el entorno, es más amplia que la prevista. Aunque se hacen vagas referencias a la parcela situada entre el hotel Reuma y el Acueducto de San Pedro, desconocemos qué actuaciones concretas van a realizarse allí, siendo, como es, un enclave donde existen valiosos restos arqueológicos que podrían recuperar un valiosísimo paisaje. Del mismo modo, queda obviada la inclusión de la finca donde se encuentra la Puerta de los Tableros, por la que sigue discurriendo la acequia y constituye una deseable conexión de este recorrido con la actual calle de Santa Ana. Pero la ausencia más clamorosa es la del Barranco del Rey Chico y el acceso histórico a la cuesta del mismo nombre, del cual solo se dice en los documentos que se recuperará el acueducto, sin hacer referencia alguna a los valiosos molinos que explican la singularidad de un enclave privilegiado. Concebido de este modo, el proyecto se limita a crear un paseo que no empieza ni termina en parte alguna, ni en la Alhambra ni en la ciudad, cuando debería ser un elemento de conexión entre ambas. Debemos recordar que una intervención de este tipo constituye una delicadísima responsabilidad.

Hablamos de un paseo, en tercer lugar, que no hace honor a su nombre, puesto que el elemento aglutinador de espacio histórico intervenido es la propia acequia y los ingenios hidráulicos que la completan y no son objeto, en modo alguno, de un tratamiento adecuado. Antes de proceder a cualquier intervención, lo razonable e imprescindible sería realizar una excavación arqueológica suficiente que localice y recupere los recorridos del agua y los restos de los diversos molinos que flanqueaban la acequia. Desconocemos si está prevista esta intervención y cuál sería su verdadero alcance, pero nos llama la atención, que los costes del seguimiento arqueológico, catas y sondeos complementarios para la ejecución de trabajos de arqueología comprendidos en el proyecto asciendan conjuntamente a unos 47.000 €, mientras el presupuesto total se sitúa en 1,8 millones. No podemos olvidar que la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Granada, en su sesión del pasado 14 de noviembre de 2019, informó favorablemente el proyecto presentado por el Ayuntamiento, pero siempre condicionado al cumplimiento de una serie de requisitos, entre los que figura explícitamente la recuperación de los tramos de la acequia que puedan existir tras la correspondiente intervención arqueológica. De manera explícita, el organismo citado señala: Hay que considerar, por tanto, que el principal hilo argumental de la intervención prevista es y debe ser la red de estructuras hidráulicas vinculadas a la acequia, por lo que se entiende, como premisa fundamental y como condicionante preciso del proyecto, la recuperación, en la medida de lo posible, de esa red clave en el patrimonio arqueológico del entorno.

No cabe duda que nos encontramos ante un informe favorable pero condicionado al desarrollo de una completa investigación arqueológica que permita documentar los restos de estructuras ampliamente referenciadas y hasta visibles, para su recuperación e integración en el proyecto definitivo. Ninguna constancia tiene esta Real Academia de que se haya realizado intervención arqueológica alguna orientada al cumplimiento de este requisito completamente esencial e ineludible. Lo que dicta la razón, las leyes protectora de los bienes culturales y hasta el sentido común es acometer con decisión y antes del inicio de las obras la intervención arqueológica porque sus resultados pueden exigir algunas modificaciones sustanciales del proyecto. Adjudicarlas, con un plazo de ejecución de 12 meses y sin contar con el informe arqueológico preceptivo, es una decisión que no queremos calificar y que, en todo caso, podría generar una pérdida irreparable de bienes culturales de un extraordinario valor y en un entorno relacionado de una singular importancia histórica e intensa significación social.

La recuperación integral de un paisaje que fue, durante siglos, reproducido y admirado en todo el mundo, constituye una oportunidad única que debe suponer un verdadero punto de inflexión en la gestión responsable del Patrimonio Histórico Español para su recuperación y disfrute por todos los ciudadanos.

[1]Ayuntamiento de Granada, Expediente 2952/2018, Estudio de detalle en desarrollo de la U.A. a-1.3 Jardines del Reúma, del PEPRI de la Alhambra y Alijares, enero 2019 y de las licitaciones en curso. Patronato de la Alhambra y Generalife, Servicio para la redacción del proyecto, dirección facultativa y coordinación en materia de seguridad y salud para la rehabilitación del edificio hotel Reuma.

 

En Granada, Palacio de La Madraza, 16 de septiembre de 2020

La Comisión de Monumentos de la Real Academia de Bellas Artes de Granada