LA IMPORTANCIA DEL YACIMIENTO DE ORCE EN EL FUTURO DE NUESTRA CULTURA

Real Academia de Bellas Artes de Granada

La importancia del Yacimiento de Orce en el futuro de nuestra cultura

Las voces más autorizadas en la materia, nos han recordado que el noreste de la provincia de Granada, posee un registro de yacimientos arqueo paleontológicos, único en Europa y en el mundo, que abarca la historia de nuestro continente desde hace más de tres millones de años.  En el término municipal de Orce, en los dieciséis kilómetros cuadrados que hay entre la localidad de Orce y los anejos de Fuente Nueva y Venta Micena, se encuentran una serie de lugares que son claves para el conocimiento del primer poblamiento humano del continente europeo.

El estudio riguroso del patrimonio paleo biológico de estos yacimientos, especialmente de Barranco León y Fuente Nueva 3, brinda importantísimos avances para el conocimiento del contexto  ecológico y medioambiental del continente hace un millón y medio de años, estudios que  gozan del apoyo y reconocimiento de la comunidad internacional y que están siendo publicados en las revistas científicas más importantes de la especialidad. Estos valiosos sitios poseen un registro de los más impresionantes de Europa, por sus dimensiones físicas y por su riqueza en restos, los cuales presentan unas condiciones de conservación únicas. Contienen, además, las evidencias más antiguas de presencia humana en el continente europeo, demostrada por el hallazgo de un diente humano fósil en Barranco León y diversos conjuntos de industrias líticas asociadas a restos faunísticos.

Desde hace más de treinta y siete años, vienen siendo investigados por diversos equipos científicos, liderados en sus comienzos por el Instituto de Paleontología de Sabadell en colaboración con nuestra Universidad y el Museo Arqueológico de Granada. Posteriormente, se unieron a esta labor el Instituto de Paleo Ecología Humana i Evolució Social y la Universidad de Tarragona y, en la actualidad, la Universidad de Granada ha asumido el liderazgo del proyecto, en colaboración con prestigiosos científicos, expertos e instituciones, tanto a nivel nacional como internacional.

La importancia que están adquiriendo estas investigaciones, los numerosos recursos que para su correcto desarrollo se gestionan, generan y movilizan, son circunstancias que exigen el compromiso y apoyo de todos los agentes sociales, en especial de las corporaciones de carácter académico y de los poderes públicos, de cara a garantizar tanto su viabilidad como nuestro futuro. Los beneficios de estos deberes son obvios: La investigación científica y el rigor académico convergen en la creación de un luminoso foco de oportunidades para un saludable desarrollo económico y social de esta deprimida zona del noreste de la provincia de Granada basado en la cultura.

Esta Real Academia, al iniciarse un nuevo año, considera oportuno y muy necesario recordar que, al margen de otras inversiones de indudable valor, no debe olvidarse la obligación que incumbe a la Administración Pública, a la hora de apoyar una iniciativa como la desarrollada durante los últimos cuarenta años en los yacimientos de Orce. Hablamos de una discreta labor sostenida en el tiempo que irá adquiriendo, cada día, una mayor significación cultural en todo el mundo. Esta ayuda debe partir de la necesidad de difusión general de los descubrimientos y hallazgos que han tenido lugar y que tengan lugar en el futuro; labor divulgadora que debe extenderse, mediante el uso de las nuevas tecnologías y publicaciones, a su debate por la comunidad científica y a la dotación de suficientes medios materiales a quienes, con una meritoria labor, vienen escribiendo una página brillante de la cultura española.

La gestión de los recursos públicos para el conocimiento, en cada una de sus manifestaciones, debe inspirarse en la idea de proporcionalidad y quizá esta debida proporción no se aprecie, cuando comparamos el impulso institucional a otras iniciativas, sin duda valiosas, con el ofrecido a esta labor que ahora comentamos y que resulta, sin lugar a dudas, trascendental para reconocer la identidad de nuestra especie. El Pleno de la Real Academia de Bellas Artes de Granada quiere mostrar su apoyo unánime al trabajo desarrollado en los yacimientos de la región de Orce y reclamar de las administraciones implicadas y entidades que desarrollan funciones de mecenazgo, una mayor generosidad y atención por un lugar de nuestra provincia que puede protagonizar una extraordinaria labor divulgativa y responder, quizá, en el futuro alguna de las grandes preguntas de la historia.

En Granada, Palacio de La Madraza, once de enero de 2018

El Pleno de la Real Academia de Bellas Artes de Granada