‘Comunicados’

11 junio, 2018

Real Academia de Bellas Artes de Granada

Medallas a las Bellas Artes y Medallas al Mérito de 2018

Las Medallas a las Bellas Artes fueron creadas para premiar a las personas e instituciones que den testimonio sobresaliente en la promoción, difusión, investigación, desarrollo y defensa de las Bellas Artes en cualquiera de sus manifestaciones. En cuanto a las Medallas al Mérito son un reconocimiento para artistas, asociaciones y entidades, al mismo tiempo que pretenden estimular su labor creativa y social, difusora y para la defensa del Patrimonio Histórico Material o Inmaterial.

En Junta General Extraordinaria, celebrada el pasado siete de junio en el Palacio de La Madraza, la Real Academia de Bellas Artes de Granada ha concedido las siguientes Medallas a las Bellas Artes y al Mérito.

Medallas a las Bellas Artes

Ángeles Agrela Romero

Nacida en Úbeda en 1966, es Licenciada en Bellas Artes por la Facultad Alonso Cano de Granada, ampliando sus estudios en Nápoles, en La Habana con una Beca Manuel Rivera y en 2007 en el Centro Glogauer de Berlín. Su primera exposición individual tuvo lugar en 1994, en el Palacio de los Condes de Gabia de nuestra ciudad, desarrollando posteriormente una amplísima labor como pintora y exponiendo su obra en ciudades españolas como Marbella, Alicante, Murcia, Melilla, Gijón, Jerez de la Frontera, Cádiz, Algeciras, Vigo, Santander, Alicante, Bilbao, Jaén, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla, Madrid o Barcelona. Ha realizado igualmente exposiciones individuales en los Países Bajos, Grecia o Francia. Lo mismo cabría señalar de su numerosísima presencia en muestras colectivas, algunas de una extraordinaria repercusión artística o realizadas fuera de nuestras fronteras en ciudades como Manila, Praga, Turín, Basilea, Viena, Atenas, Ciudad de Méjico, la isla de Cerdeña, La Habana, Miami, Santo Domingo o en la sede del Instituto Cervantes de Rabat, Shanghai o Pekín, así como en la centenaria Real Academia de España en Roma.

Becada desde 1989 por distintas instituciones, destacan su estancias en la Academia de Bellas Artes de Nápoles o en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Cuenta en su haber artístico con premios tan elocuentes como una Mención de Honor en el Concurso de Dibujo Gregorio Prieto, el Premio BMW de pintura (2015) o el Premio Focus Abengoa (2018). Su obra se encuentra presente en colecciones o museos de gran prestigio como el CAC de Málaga, Centro de Arte Contemporáneo de Sevilla, la Colección BMW, la Colección L´Oreal o la Biblioteca Nacional de España.

La Real Academia quiere premiar con esta Medalla el altísimo nivel de su obra y una brillante trayectoria artística marcada por una fuerte personalidad, la búsqueda de un sabio artificio, la audacia temática, su complicidad con el espectador y el virtuoso dominio de diversas técnicas; circunstancias todas ellas muy significativas que, al margen de otros muchos valores, la convierten en una artista esencial de nuestro tiempo. para la ciudad de Granada y su entorno.

Ricardo Gallén García

Nacido en Linares en 1972, es uno de los más destacados guitarristas clásicos de nuestro tiempo. Su labor ha sido elogiada en todo el mundo. Ha grabado cinco discos para el sello Naxos, interpretando música de Giuliani, Joaquín Rodrigo, Regondi o Takemitsu. Ha sido elegido por compositores como Tomás Villajos, Ernesto Halffter y Joaquín Clerch para estrenar sus obras y suma una interminable lista de premios en los concursos internacionales de guitarra de un mayor prestigio, entre los que se cuentan, sin ánimo exhaustivo, Paco Marín (1997), Alhambra (1998), Andrés Segovia (La Herradura) o el Certamen Internacional Francisco Tárrega (1999).

Con solo cuatro años aprendió los primeros  acordes de su padre. La vocación precoz la depuró con décadas de estudio en los conservatorios de Linares, Córdoba, Madrid y Granada, conducido por profesores como Miguel Barberá, Demetrio Ballesteros y Carmelo Martínez. Prosiguió el aprendizaje de guitarra y música antigua en Austria y de guitarra y música antigua en Austria y Alemania, hasta graduarse en la Meisterklasse (Clase de Maestros) de la Hochschule für Musik de Munich, de la mano del gran guitarrista cubano Joaquín Clerch en 1999. Su relación con este afamado compositor le permitió indagar y admirar profundamente la música de la isla caribeña, con una especial atención a la figura del Maestro Leo Brouwer. Aún se recuerda en La Habana cuando, en la edición de 2002, Ricardo Gallén se alzó con el primer premio y con cinco premios especiales del Concurso Internacional de Guitarra, celebrado en esta ciudad.  Actualmente imparte clases magistrales en España, Austria, Alemania, Polonia, Israel, USA, Chile, Líbano o Portugal. Ha colaborado como profesor en el Master de guitarra impartido por la Universidad de Extremadura y, desde 2009, es contratado como profesor de guitarra en la Hochschule für Musik Franz Liszt en Weimar.

Con la concesión de esta merecidísima Medalla, la Real Academia de Bellas Artes  quiere recordar el elenco de grandes directores e intérpretes de su generación que han cursado estudios musicales en nuestra ciudad y permiten albergar la esperanza de que sirvan de modelo para que otros jóvenes con talento emprendan el camino del éxito y la entrega a la mayor excelencia en la interpretación o composición musical.

Ricardo García  Hernández

Nacido en Granada en 1963, es Licenciado en Bellas Artes por la Facultad Alonso Cano, desarrollando en nuestra ciudad la mayor parte de su obra, con algunas estancias en París y Londres a finales de los años noventa. Durante más de dos décadas simultaneó con la docencia el ejercicio del arte, al que se dedica en la actualidad en exclusiva, con incursiones frecuentes en el diseño gráfico y brillantes colaboraciones con relevantes artistas de otras disciplinas. En particular, su obra se ha ido enlazando cada vez más con la poesía o la música contemporánea, a medida que su trabajo profundiza en las claves compositivas del color, el ritmo o el tiempo, procesos naturales en cualquier disciplina creativa. En cualquier caso, la pintura vertebra toda su producción artística, junto al dibujo, la fotografía, el grabado y las instalaciones de variados formatos.

Desarrolla la parte fundamental de su obra en extensas series temáticas llevado por un afán de conocimiento e indagación. El camino elegido para ello es el estudio compositivo o estructura de la obra de arte, no solo como una estética determinada sino como un conjunto ético que trasciende desde su dimensión puramente material. En su discurso creativo alternan lo objetivo y lo subjetivo, lo racional y lo casual, lo buscado de propósito y lo encontrado azarosamente. Partiendo de una pintura que apelaba en sus inicios a recursos gestuales y cromáticos más líricos, con un sustento muy ligado al constructivismo, su lenguaje ha evolucionado ahondando en análisis formales y significativos que derivan con naturalidad en planteamientos más esencialistas, en los que la contención expresiva deja filtrar una intensa veta poética. Su obra, de innegable calidad, está presente en colecciones públicas de la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada o la Diputación Provincial, además de distintas colecciones privadas españolas, europeas y americanas.

Ahora, cuando han transcurrido desde su primera exposición en el Palacio de los Condes de Gabia de Granada, más de veinticinco años y acreditan su sólida trayectoria artística hasta una veintena de exposiciones individuales en ciudades andaluzas y europeas, así como numerosas muestras colectivas, esta Real Academia quiere premiar un esfuerzo modélico en el compromiso permanente adquirido con el arte, con su comprensión y con la búsqueda de un sustrato común entre sus diversas manifestaciones, la búsqueda honesta de un firme propósito que permite al artista, a veces en situaciones de franca adversidad, comprender mejor el verdadero sentido de su labor y encontrar nuevos caminos para elevar la creatividad y dotarla de una necesaria función social.

Medallas al Mérito

Blas Calero Ramos

Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Conservación y Restauración de Bienes de Interés Cultural por la Universidad de Sevilla, desde 1990 ha desarrollado una amplia labor docente. Experto al servicio de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) colaboró entre los años 1991 y 1993 en el proyecto de restauración de La Isabela, fundación colombina en la República Dominicana de un inmenso valor histórico. Ha dirigido Escuelas Taller o Casas de Oficios, dependientes del INEM, promoviendo enseñanzas u oficios necesarios para la conservación del Patrimonio Cultural. Desde 1998 es profesor de Dibujo Artístico, incorporándose en 2008 a la Escuela de Arte de Granada. Vinculado con los departamentos de Extensión Cultural y Promoción Artística y de Orientación, Formación, Evaluación e Innovación Educativa ha coordinado en este centro diferentes grupos de trabajo y proyectos de innovación para distintas modalidades de enseñanzas artísticas. La Real Academia de Bellas Artes ha querido expresar su reconocimiento público por el esfuerzo desarrollado a lo largo de una extensa vida profesional comprometida con la enseñanza de las Bellas Artes, así como su trabajo para implantar, con carácter definitivo, las Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño, creando las Escuelas de Arte Superiores de Diseño de Andalucía. En la actualidad, Blas Calero Ramos es el Director de la Escuela de Arte de Granada.

Concurso de Piano Marisa Montiel

El Concurso de Piano Marisa Montiel surge en el año 1978 en Linares, coincidiendo con la promulgación de la Constitución Española y la transición política hacia la democracia. Formaría parte de una especie de transición cultural vertebrando las inquietudes artísticas de los ciudadanos comprometidos con el arte y su función social. Nace por iniciativa de la pianista Marisa Montiel junto a los empresarios que regentaban el establecimiento Real Musical. Inicialmente fue planteado como una convocatoria provincial, alcanzando paulatinamente una mayor importancia y entidad hasta el nivel de nuestros días. Se creó para estimular a niños y jóvenes con talento para la interpretación del piano y premia el esfuerzo y la tenacidad de cuantos inician los estudios de música para incentivarlos a perseverar en su vocación. Fue pionero de cuantos se celebran en España para los niveles infantil y juvenil. Con el paso del tiempo, ha ampliado su atención alcanzando a los concertistas noveles hasta los 23 años. Esta abierto a la participación de estudiantes de piano nacionales o extranjeros residentes en España.

Las sedes en que se han celebrado las distintas convocatorias han permitido divulgar el patrimonio monumental de Linares y dar a conocer distintos equipamientos culturales de la ciudad como el Patio de Cristales del Ayuntamiento, la Casa de la Cultura, el Conservatorio de Música, el Hotel Aníbal, el Museo Arqueológico y el Museo Andrés Segovia. A lo largo de su trayectoria ha recibido innumerables muestras de apoyo institucional y personal de destacadas personalidades que lo han considerado cantera de intérpretes a nivel nacional estimando que contribuye a difundir la cultura musical entre los aficionados y a promocionar la ciudad de Linares. Este Concurso está plenamente consolidado, tanto en lo artístico como en lo organizativo, tiene una amplia repercusión entre pianistas noveles de toda España y responde a su objetivo pues los premiados de todas las ediciones han continuado con energía sus carreras profesionales. La mayor parte de ellos, dedicados a la enseñanza en los conservatorios de toda España y otros desempeñando su trabajo en prestigiosos centros musicales europeos y americanos y alternando su actividad docente con conciertos, recitales o grabaciones. Entre los pianistas que fueron premiados sobresalen, entre otros, Javier Perianes y Juan Pérez Floristán.

El Concurso cuenta con una amplia cobertura en los medios de comunicación y una notable repercusión pública, destacándose de forma habitual el alto nivel de los participantes y el prestigio de los jurados. Toda esta labor se lleva a cabo con muy pocos recursos, aunque siempre acompañada de un gran esfuerzo, entusiasmo, tenacidad e ilusión.  Por esta razón, la concesión de la Medalla al Mérito vendría a reconocer públicamente el esfuerzo que supone mantener durante tantos años la organización de un acontecimiento que ha sabido poner su atención en el talento artístico de la juventud, asegurando el futuro de la cultura musical de nuestro país.

Juan Manuel Segura Bueno y Francisco Jiménez Rodríguez

Con una admirable tenacidad, un elevado compromiso y una completa fascinación por el arte y su importancia en nuestra vida social, sin apoyo institucional alguno y superando toda clase de dificultades, Juan Manuel Segura Bueno y Francisco Jiménez Rodríguez han sido capaces de atesorar, acaso con la ayuda desinteresada de algunos pocos amigos, por su variedad temática y extensión temporal, en término generales, la más preciada colección de arte granadino que pueda verse en la actualidad. Lo han hecho, además, en el emblemático barrio del Bajo Albaicín y en un espacio, la Casa Ajsaris, reconstruida igualmente con un notabilísimo esfuerzo, especialmente propicio para este recorrido fascinante por la asombrosa creatividad artística vinculada con el devenir de nuestra ciudad en los últimos siglos. En un espacio histórico tan maltratado por el expolio y por la errónea gestión del Patrimonio Cultural como Granada, esta colección, forjada en el último cuarto del siglo XX y catalogada en 2017, ha podido salvar milagrosamente obras de un inmenso valor y permitir que permanezcan entre nosotros y podamos disfrutarlas en la misma encrucijada en la que fueron concebidas.

Muy brevemente, para abocetar en unas líneas el contenido de esta colección, podríamos recordar las interesantes muestras del barroco que posee, con piezas admirables de Bocanegra, Risueño, Pedro y Alonso de Mena, Pablo de Rojas o Juan de Sevilla. Igualmente destacarían diversos exponentes de la llamada Escuela de Mariano Fortuny, con valiosas piezas de Isidoro y Enrique Marín, Tomás Martín, Agrasot, Gómez Moreno, Ruiz Morales, Ruiz Guerrero o Juan Bautista Guzmán. Por último, los abundantes exponentes del siglo XX resultan ciertamente abrumadores con obras referenciales de López Mezquita, Rodríguez Acosta y Morcillo, junto a otros grandes maestros como José Larrocha, Gómez Mir, Bertuchi, Muñoz Lucena, Soria Aedo, los hermanos Carazo, Apperley y todo un elenco de artistas cautivados por nuestra ciudad y su inolvidable paisaje.

Con este público reconocimiento, la Real Academia de Bellas Artes de Granada quiere premiar un esfuerzo completamente admirable y recordar la necesidad de que este impagable legado tenga, mediante alguna de las formas habituales de mecenazgo público, el tratamiento que merece, reconociendo todo su valor y promoviendo su conocimiento y disfrute por todos los ciudadanos.

Todas las Medallas concedidas serán entregadas en el acto público y solemne de la inauguración del Curso Académico durante el próximo mes de octubre.

Granada, once de junio de 2018

Jesús Mª García Calderón

Director de la RABA de Granada

12 febrero, 2018

Concesión de la Medalla de Honor al guitarrista Pepe Romero

Nombramiento como Académica de Honor a Montserrat Torrent

Real Academia de Bellas Artes de Granada

Concesión de la Medalla de Honor al guitarrista Pepe Romero

Nombramiento como Académica de Honor a Montserrat Torrent

En sesión celebrada en la tarde de ayer, el Pleno de la Real Academia de Bellas Artes de Granada ha concedido de forma unánime la Medalla de Honor al guitarrista malagueño Pepe Romero. Nuestra Academia ha querido resaltar los valores extraordinarios que concurren en la persona de José Romero Gallego (Málaga, 1944), verdadero referente a nivel mundial de la guitarra clásica española. Hijo del legendario guitarrista y compositor Celedonio Romero, quien fuera discípulo de Joaquín Turina, la vida de este genial intérprete, desde que diera su primer concierto a los siete años en el Teatro Lope de Vega de Sevilla, ha venido marcada por el mayor reconocimiento de la crítica y por el continuo agradecimiento de un público entusiasta. Afincado desde su adolescencia en Estados Unidos, ha sido profesor de guitarra española en varias universidades norteamericanas y recibido numerosas distinciones como premio a su extensa labor. La Academia de Bellas Artes quiere resaltar su profunda vinculación con nuestra ciudad y con algunos compositores granadinos que han encontrado en sus manos la generosidad de un intérprete deslumbrante que ha sido capaz de conjugar, de forma magistral y como atributo esencial de su manera de entender la música, el virtuosismo y la sencillez en una incesante búsqueda de la belleza a través de la verdad.

De otra parte, también en virtud de acuerdo unánime, ha sido nombrada Académica de Honor, la gran organista Montserrat Torrent y Serra (Barcelona, 1926). Vinculada con esta Corporación como Académica Correspondiente desde 1995, su extensa y esencial labor como intérprete e investigadora, constituye un ejemplo irrepetible de compromiso personal y profesional con la música y la cultura españolas. Recibió desde muy niña clases de piano de su madre, Ángela Serra, discípula de Enrique Granados, ingresando posteriormente en el Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona, donde desarrollaría hasta su jubilación una amplia labor como catedrática de órgano. Tras completar su formación en París y en Siena inició, junto a su actividad docente, una extensa carrera como intérprete que no resulta posible resumir en unas pocas líneas. El número y la importancia de los reconocimientos obtenidos a lo largo de su vida, demuestran la valoración de su obra como un referente básico del órgano en todo el mundo. Ha impartido clases magistrales en universidades de Estados Unidos y Canadá y en países como Francia, Alemania, Italia, Suecia o Inglaterra. Resulta obligado destacar su extraordinaria labor divulgativa y su interés especial en la recuperación órganos históricos y del órgano como instrumento musical popular.

La Real Academia de Granada quisiera rendir, por último, un sencillo homenaje añadido a Celedonio Romero, padre de Pepe Romero y Ángeles Serra, madre de Montserrat Torrent, porque ambos supieron trasladar a sus hijos el entusiasmo y la fuerza necesarias para su entrega y esfuerzo, en beneficio de nuestra música y de nuestra cultura.

En Granada, Palacio de La Madraza, nueve de febrero de 2018

La Real Academia de Bellas Artes de Granada

Convocatoria para cubrir Vacante

12 febrero, 2018

Real Academia de Bellas Artes de Granada

Convocatoria para cubrir Vacante

Conforme a lo establecido en los artículos 15.5 y 30 de los Estatutos de esta Real Corporación aprobados por Decreto 379/2010 de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, dándose las condiciones necesarias para cubrir una vacante de Académico de Número, oída la Sección de Arquitectura e informada la Junta General, se anuncia la convocatoria de la plaza de nueva creación correspondiente a la Medalla nº 39 de la Sección citada. Las propuestas, de acuerdo con lo señalado en el artículo 10.3 del Reglamento de Régimen Interior, deberán ser presentadas en la Secretaría General de la Corporación desde el día de hoy y en el plazo máximo de un mes y deberán ser firmadas por tres Académicos de Número con derecho a voto, acompañando a la misma la relación de méritos de la persona propuesta para su posible consulta previa a la votación, que tendrá lugar en la Junta General Extraordinaria convocada al efecto y dentro del plazo establecido. Las propuestas deberán adjuntar igualmente escrito del candidato aceptando la decisión que, en su caso, tome la Academia.

Granada, nueve de febrero de 2018

El Director de la Real Academia de Bellas Artes de Granada

Jesús Mª García Calderón

CERTIFICO, el Secretario General de la RABA

Juan María Pedrero Encabo

LA IMPORTANCIA DEL YACIMIENTO DE ORCE EN EL FUTURO DE NUESTRA CULTURA

17 enero, 2018

Real Academia de Bellas Artes de Granada

La importancia del Yacimiento de Orce en el futuro de nuestra cultura

Las voces más autorizadas en la materia, nos han recordado que el noreste de la provincia de Granada, posee un registro de yacimientos arqueo paleontológicos, único en Europa y en el mundo, que abarca la historia de nuestro continente desde hace más de tres millones de años.  En el término municipal de Orce, en los dieciséis kilómetros cuadrados que hay entre la localidad de Orce y los anejos de Fuente Nueva y Venta Micena, se encuentran una serie de lugares que son claves para el conocimiento del primer poblamiento humano del continente europeo.

El estudio riguroso del patrimonio paleo biológico de estos yacimientos, especialmente de Barranco León y Fuente Nueva 3, brinda importantísimos avances para el conocimiento del contexto  ecológico y medioambiental del continente hace un millón y medio de años, estudios que  gozan del apoyo y reconocimiento de la comunidad internacional y que están siendo publicados en las revistas científicas más importantes de la especialidad. Estos valiosos sitios poseen un registro de los más impresionantes de Europa, por sus dimensiones físicas y por su riqueza en restos, los cuales presentan unas condiciones de conservación únicas. Contienen, además, las evidencias más antiguas de presencia humana en el continente europeo, demostrada por el hallazgo de un diente humano fósil en Barranco León y diversos conjuntos de industrias líticas asociadas a restos faunísticos.

Desde hace más de treinta y siete años, vienen siendo investigados por diversos equipos científicos, liderados en sus comienzos por el Instituto de Paleontología de Sabadell en colaboración con nuestra Universidad y el Museo Arqueológico de Granada. Posteriormente, se unieron a esta labor el Instituto de Paleo Ecología Humana i Evolució Social y la Universidad de Tarragona y, en la actualidad, la Universidad de Granada ha asumido el liderazgo del proyecto, en colaboración con prestigiosos científicos, expertos e instituciones, tanto a nivel nacional como internacional.

La importancia que están adquiriendo estas investigaciones, los numerosos recursos que para su correcto desarrollo se gestionan, generan y movilizan, son circunstancias que exigen el compromiso y apoyo de todos los agentes sociales, en especial de las corporaciones de carácter académico y de los poderes públicos, de cara a garantizar tanto su viabilidad como nuestro futuro. Los beneficios de estos deberes son obvios: La investigación científica y el rigor académico convergen en la creación de un luminoso foco de oportunidades para un saludable desarrollo económico y social de esta deprimida zona del noreste de la provincia de Granada basado en la cultura.

Esta Real Academia, al iniciarse un nuevo año, considera oportuno y muy necesario recordar que, al margen de otras inversiones de indudable valor, no debe olvidarse la obligación que incumbe a la Administración Pública, a la hora de apoyar una iniciativa como la desarrollada durante los últimos cuarenta años en los yacimientos de Orce. Hablamos de una discreta labor sostenida en el tiempo que irá adquiriendo, cada día, una mayor significación cultural en todo el mundo. Esta ayuda debe partir de la necesidad de difusión general de los descubrimientos y hallazgos que han tenido lugar y que tengan lugar en el futuro; labor divulgadora que debe extenderse, mediante el uso de las nuevas tecnologías y publicaciones, a su debate por la comunidad científica y a la dotación de suficientes medios materiales a quienes, con una meritoria labor, vienen escribiendo una página brillante de la cultura española.

La gestión de los recursos públicos para el conocimiento, en cada una de sus manifestaciones, debe inspirarse en la idea de proporcionalidad y quizá esta debida proporción no se aprecie, cuando comparamos el impulso institucional a otras iniciativas, sin duda valiosas, con el ofrecido a esta labor que ahora comentamos y que resulta, sin lugar a dudas, trascendental para reconocer la identidad de nuestra especie. El Pleno de la Real Academia de Bellas Artes de Granada quiere mostrar su apoyo unánime al trabajo desarrollado en los yacimientos de la región de Orce y reclamar de las administraciones implicadas y entidades que desarrollan funciones de mecenazgo, una mayor generosidad y atención por un lugar de nuestra provincia que puede protagonizar una extraordinaria labor divulgativa y responder, quizá, en el futuro alguna de las grandes preguntas de la historia.

En Granada, Palacio de La Madraza, once de enero de 2018

El Pleno de la Real Academia de Bellas Artes de Granada