‘Boletín’

Boletín

12 febrero, 2015
Boletín-1 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-2 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-3 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-4 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-5 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-6 y 7 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-8 y 9 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-10 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-11 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-12 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-13 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-14 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-15 Para descargar el boletín pinche aquí
Boletín-16 Para descargar el boletín pinche aquí

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

10 diciembre, 2014

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Curso 2014 – 2015

Programa ACTIVIDADES DE LA ACADEMIA

XI ACADEMIA INTERNACIONAL DE ÓRGANO

29 julio, 2012

RECEPCIÓN ACADÉMICA DEL ILMO. SR. D. CARMELO TRENADO TORMO

28 marzo, 2012

Día 15 de marzo, a las 19:30 h.

Paraninfo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada


El pasado 15 de marzo, a las 7,30 de la tarde, se celebró en el Paraninfo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada el solemne acto de ingreso del Académico electo Ilmo. Sr. D. Carmelo Trenado Tormo, quien leyó el discurso REFLEXIONES. En nombre de la Corporación le contestó el Ilmo. Sr. D. Domingo Sánchez-Mesa Martín.

Presidió la Sesión el Sr. Director de la Academia, Excmo. Sr. D. José García Román, acompañado en la mesa por el Académico Censor, Excmo. Sr. D. Jesús Mª García Calderón -por ausencia del Vicedirector-, y el Académico Secretario General, Ilmo. Sr. D. Francisco González Pastor.  Asistieron en el estrado los Académicos Ilmos. Señores D. Domingo Sánchez-Mesa Martín, D. Manuel del Moral Hidalgo, D. Miguel Viribay Abad, D. Carmelo Trenado Tormo, D. Jesús Conde Ayala, D. Miguel Giménez Yanguas, D. Antonio Martínez Ferrol, D. Miguel Olmedo Benítez, D. Juan Antonio Corredor Martínez, D. José Antonio Castro Vílchez, D. Joaquín Casado de Amezúa Vázquez, D. Miguel Barranco López, D. Ramiro Megías López y D. Javier Herreros Díaz.

En las primeras filas de la sala estaban situados los Académicos Ilmos. Sres. D. Miguel Rodríguez-Acosta, D. Miguel Moreno Romera, D. Francisco Lagares Prieto, la familia del Sr. Trenado Tormo, los familiares del los Sres. Académicos y personalidades.

Tras la lectura del acta por el Académico Secretario General, Ilmo. Sr. D. Francisco González Pastor, los Académicos introductores Ilmos. Sres. D. Manuel del Moral Hidalgo y D. Miguel Viribay Abad acompañaron al estrado al Académico electo, que entró en el Paraninfo con los acordes de la Fanfare, música oficial de la Academia.

Leídos el discurso y la contestación, el nuevo Académico se acercó a la mesa presidencial para prestar juramento ante la Biblia y la Constitución Española, recibir el ejemplar de los Estatutos de la Academia y el Diploma acreditativo, y serle impuesta, en nombre de S. M. el Rey, la Medalla nº 34.

D. José García Román, Director de la Academia, dirigió al nuevo Académico unas palabras de bienvenida, que extractamos:

“A la sombra del mito de Prometeo me permito, Sr. Trenado, hacer una reflexión el día de su ingreso en la Academia. Le recuerdo que los que se consideran artistas deben tener  presente las veces que la antorcha de Prometeo se apaga –más de lo que se reconoce- continuamente en las manos honradas de tantos creadores. Acaba usted de manifestar en su discurso: “Soy un modesto y pertinaz trabajador de esto que hemos dado en llamar actividad creativa e investigadora”, lógicamente acosado por la incertidumbre, no podía ser de otra manera, compañera inseparable de quien pretende ampliar los horizontes de la creación artística. […]

Uno de los problemas que acosan a los artistas de hoy es el de la forma. Creo que parte de la crisis del arte de nuestros días, sobre todo el plástico, es que no acaba de descubrirse suficientemente la “intimidad de la forma”, la que sea. “Mi pintura no es una pintura, ¡es un sentimiento, una pasión!”, dice el maestro Frenhofer a Porbus, en el relato La obra maestra desconocida, de Balzac.

Es sabido que lo proteico tiene que ver con la actitud de cambiar frecuentemente de opiniones, afectos, formas… La forma es “un Proteo, más inasible y más fértil en recovecos que el Proteo de la fábula”, dice Balzac. Si a esto añadimos la lucha que significa la aceptación de los recursos propios ante una inmensidad, una ambición, unos anhelos preñados de esperanza, la humildad es la única puerta para entrar en el sancta sanctorum donde habita el alma del Arte. Transformarse en sus personajes, en sus colores, en sus sonidos, asumiendo sus opiniones, pintando, esculpiendo, componiendo, construyendo, creando pensamiento es el movimiento de una atmósfera agitada que conseguirá el milagro de la creación.

La Academia debe comprender y alentar afanes prometeicos y proteicos, actitudes fundamentales para ascender a la cumbre. Cada artista, cada ser que se siente llamado a aportar algo a la creación, tiene su propio diccionario, su propio vademécum. Savinio poseía su propia enciclopedia, Schopenhauer su propia historia de la filosofía.

La relatividad en nuestro mundo, señor Trenado, “modesto y pertinaz trabajador”, se impone cada vez, y de manera contundente en el mercado del arte, de la fama, de la gloria, de los valores bursátiles, de la mercadería. Por eso es necesario revisar conceptos y actitudes para no ser traicionados por señuelos de torpeza. A los dictadores del arte, […]hay que dejarlos hasta que su afonía consiga que de nuevo tome presencia el sosiego de un espíritu que ha de enfrentarse a las insinuantes y atractivas sirenas que habitan en zonas de la modernidad y de la tradición. Sirenas que todos hemos conocido, pues son listas como el hambre. […] Nuestro testimonio ha de salirse de un esquema pegado como imán a realidades contradictorias, a afanes que queremos negar, pero que nos poseen: dinero, fama, mutaciones de conveniencia. La Academia es, o debe ser, casa de Sapientia, Libertas, Venustas. Es nuestro ideario que cada día nos invita a escalar estas tres cimas difíciles, la cima de la sabiduría, la cima de la libertad y la cima de la belleza. Ahí está el atractivo de nuestra aventura, nuestro lábaro, nuestra hoja de ruta. Usted lo ha intentado en la obra que hoy obsequia a la Academia y a Granada el día de su ingreso. Deseo que sea voz y ejemplo para la posteridad. Una aventura que nos recuerda que la grandeza puede encontrarse en lo que todavía no hemos hecho.

Está usted en paz consigo mismo. Desde es actitud, me permito recordarle que somos como Ermitaños en el Monte Carmelo, en una aparente fácil ascensión, en una escalada sanjuanista en pos de la perfección mística. “Para venir a serlo todo, no quieras ser algo en nada”. “Para venir a lo que no sabes, has de ir por donde no sabes”. No descienda nunca de su Monte Carmelo.

Bienvenido a esta su casa. Y que sea por muchos años”.

Finalizó la Sesión académica con la interpretación de la Fanfare.

El nuevo Académico, había sido presentado por los señores Académicos D. Manuel del Moral Hidalgo, D. Miguel Viribay Abad y D. Francisco Lagares Prieto, y elegido en Junta General Extraordinaria del día 3 de marzo de 2011, para cubrir una plaza de la Sección de Pintura. La laudatio estuvo a cargo de D. Miguel Viribay Abad, quien comentó su brillante carrera de pintor.

En la sala estaban expuestas las obras donadas a la Academia por D. Carmelo Trenado, el tríptico Sin título y una fotografía.

Para descargar el discurso de ingreso y la contestación pinche aquí

Galería de imágenes